Cierre de la zona de Otiñar.

En la Web 8a.nu nuestro amigo Miguel publicaba el día 5 de diciembre de 2.009 la siguiente noticia:

Dirigido a ADMINISTRADOR:

El motivo de este post es informar del CIERRE de la escuela OTIÑAR de Jaén hasta nuevo aviso. El dueño la ha cerrado prohibiendo el paso a la misma. Tiene cabras dentro, ternerillos recién nacidos, cabras preñadas, etc., que hace muy delicada la sola presencia de gente por allí, sea para escalar o simplemente para pasear. Por el bien de todos se ruega respetar la prohibición y no subir bajo ningún concepto. Utilizando este medio (8a.nu), con su permiso, se informará de su reapertura que no se estima cuándo será.

Gracias de antemano a todos y a 8a.nu por su divulgación.

El día 22 de diciembre de 2.009 David Munilla «informaba» de esta manera en la edición digital de Desnivel:

Otíñar despide el año con dos amenazas que implican el cierre de la emblemática zona de escalada. La primera alarma saltaba en el BOJA de abril con el proyecto de la Consejería de Cultura de Jaén de cerrar la cueva de Otíñar por haberse encontrado vestigios de pinturas rupestres, y por otro y más reciente, el firme propósito del propietario de impedir el acceso definitivamente si se incumple el acuerdo de no visitar la cueva mientras el ganado permanezca con sus crías bajo la cueva, lo que ocurre en estos momentos. Los escaladores locales ruegan que se respete el acuerdo o las consecuencias podrían resultar más nocivas que el proyecto de la Consejería, ante el cual la Federación Andaluza presentó las debidas alegaciones.

Desde que Otíñar se pusiera a la cabeza de las zonas de dificultad jienenses y aunque su política local fue siempre la de secretivo, el peregrinaje de escaladores desde muchos puntos de España llegó y con él los problemas. Así su corta historia se ha plagado de sobresaltos con amenazas de cierre por parte del propietario de la finca en la que se sitúa la cueva, y no pocas broncas a pie de vía con el pastor que disfruta de los pastos de la zona. Los perros, el mal talante de algunos escaladores y el aparcar bloqueando el carril de entrada a la finca han sido los potentes detonantes que han hecho temblar la relación.

Casi milagrosamente año tras año, las aguas volvían a su cauce, en parte por la temporada en la que Otíñar no opera como zona de escalada. El invierno servía como descongestionante de problemas. Hace unos años el pie de vía de la parte más desplomada de la cueva –con ocho de las vías más solicitadas– era cerrado por un redil alambrado en el que el ganado se refugiaba estacionariamente y al que con buen criterio se podía acceder. Sin embargo, la actitud de algunos escaladores seguía produciendo problemas. A pesar de ello Otíñar ha sobrevivido como el secretivo –nunca se han publicado croquis– más conocido de Andalucía, hasta que ahora el embudo se ha estrechado demasiado.

Desde la comunidad de escaladores de Jaén le pedimos a la redacción de la revista Desnivel que contraste la información ya que en su nº 227, página 144, Otíñar dejaba de ser secretivo.
Además el objetivo del Proyecto de Declaración de Zona Patrimonial de Otíñar no es el cierre de la zona, sino la preservación de los restos arqueológicos de los alrededores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.