Mingo, recuperando el espíritu de aventura, by Néstor

Dentro de un mes, el 19 de octubre, cumplirá 30 años una pequeña gran vía, audaz e innovadora pero totalmente desconocida para la gran mayoría de nosotros.

A pesar de ello, bien merecería pasar a la historia de los grandes hitos jiennenses por su depurado estilo de apertura: desde abajo, en libre y con un número ínfimo de seguros utilizados (buriles), puestos en libre conforme ascendían por una tremenda placa que no aceptaba otro tipo de protección.

No era la primera vez que hacían algo de ese estilo, pero aquella actividad les pareció tan perfecta que decidieron darle un 10…

Vía DIEZ

Abierta por Ramón Fernández y Antonio Tobaruela el 19 de octubre de 1982.

Catalogación original: MD (muy difícil), 60 metros.
Grado actual aproximado: 6b+/c (muy expo)

La idea era abrir vías duras, en libre, siempre desde abajo y con un mínimo de expansiones: cuantas menos mayor es el mérito y, si es posible, no se echa uno ni para burilar. Así que, buscando siempre el terreno más factible y evitando en lo posible los desplomes, se pasearon en zigzag por media pared sin poner nada hasta la primera repisa, a unos 15 m del suelo (6a).

Algo más adelante pusieron 2 buriles juntos, que aguantarían un vuelo más largo que uno solo, o esa era la teoría, y así estiraron 8 difíciles metros sin meter nada más (6b), luego otros dos buriles más y a apurar hasta el nicho donde montaron la primera reunión con otros 3 buriles (6b+/c). Se ve que en este último tramo Ramón se vio apurado y le dijo a Tony que al subir pusiera un clavo intermedio. A la salida de la reunión tuvieron que recurrir a un estribo, pero no para subir, sino para colocar un buril y luego salir en libre por una zona muy complicada hasta una repisita mucho más arriba (6b+/c), donde pusieron el último buril y finalmente por una zona de hierba y tierra muy suelta hasta salir de la pared (6a+ y luego IV+). En total 10 buriles contándolos todos (simples, dobles y de reunión) en 45 metros y, como prácticamente no se podía meter nada más que no fueran buriles, consideraron que la vía había quedado “completamente equipada”.

La ruta se ha reequipado respetando el estilo original a pesar de su compromiso y gran riesgo. Sólo se han cambiado los seguros, buriles simples o dobles, por parabolts, sin añadir nada más. Sigue teniendo dos tramos muy expuestos en el L1, principalmente la entrada, en el que quizá entren algunos seguros o inventos (probar a llevar el semáforo de aliens, algún fisurero de cable y un cordino), y también un tramo algo más arriba, muy largo (8 m) sin posibilidad de aseguramiento, sólo quizás un clavo plano que ellos rehusaron poner. En el L2, con el parabolt que sustituye al buril de salida de la reunión, el aleje parece negociable y tal vez entre algún fisurero o alien, pero es bastante duro. Luego, después del último seguro entra algún friend y ya se sale fácilmente, ahora que se han quitado las matas, hasta llegar a la segunda reunión (cadena).

Repito para que quede bien claro, a pesar de la reequipación la vía es MUY PELIGROSA. Si alguien la quiere repetir debería contar con al menos 7a a vista y estar dispuesto a jugársela y forzar bastante la cabeza. La vía queda como testigo de otros tiempos y otra forma de entender la escalada, tan válida como las demás siempre que se informe del riesgo que conlleva y que nos muestra a lo lejos que se puede llegar con la actitud y el entrenamiento adecuado.

Comparte la «Diez» entrada con la «Gioconda«, que es un año más antigua, a la que se asemeja mucho en el primer largo. Ramón la recuperó a mitad de los 90 y la dejó prácticamente equipada, pero no al estilo deportivo actual, pues sólo puso chapas en lo difícil y un poco retiradas.

Algo más a la derecha hay dos espectaculares fisuras/diedro, olvidadas seguramente por el largo inicial, con estribos, roto y expuesto en ambos casos. Tras la reequipación y la limpieza se han podido liberar los pasos de artificial. Los buriles se han cambiado por parabolts y hay algún seguro más en las placas, por ejemplo una chapa en el L1 de la «Goma-2«, porque al tirar varios bloques había desaparecido la única fisura/posibilidad de protección en muchos metros.

Vía GIOCONDA

Abierta por Ramón Fernández del Real (en solitario) el 4 de agosto de 1981.

Catalogación original: MD inf (muy difícil inferior), 80 metros.
Grado actual aproximado: L1: 6b+, L2: 6a+/b

L1: Se sube casi todo el pilar sin seguros (II/III), quizá algún friend al final, y luego por las chapas con mucho ojo por los zigzag, evitables con técnica de doble cuerda. Tras las chapas se sale fácil hasta la reunión y se puede colocar algo. Reunión con anillas de rápel.

L2: equipado para la mentalidad de los 90, vendrán varios friends medianos para ir bien cubiertos. Al salir hay una chapa para hacer reunión que se puede reforzar con fisureros o friends.

La variante de entrada directa está equipada, solo quizás haga falta un friend mediano para el final.

La variante intermedia requiere juego de friends completo y fue abierta por error, buscando la vía «Diez«.

Kubata en  la entrada directa Gioconda

Vía ARTERIOESCLEROSIS

Abierta por Ramón Fernández del Real y José Messía el 7 de agosto de 1982.

Catalogación original: D sup (difícil superior), 80 metros.
Grado actual aproximado: L1: 6c+, L2: 6a+, L3: 6b

L1: Casi equipado pero con seguros estirados y bastante fino y físico en la entrada. Después de la rampa se puede poner algún fisurero pequeño y Camalot 0.75 (creo) y a tener cuidadín. La R1 está en el emplazamiento original junto a unos puentes de roca, aunque luego queda muy alta para el L2, a lo mejor merece la pena graparla y bajarse 3 m a otra repisa.

L2: Bajamos y flanqueamos con una chapa. Es aéreo pero con canto, luego otra chapa protege la entrada a una zona algo rota para autoprotección. Luego ya por la fisura, quizás algo precaria, un clavo antiguo, más fisura y reunión R2. Llevar fisureros de cable, aliens pequeños y Camalot hasta el rojo, tal vez repetir 0.5 y 0.75. Una posibilidad para los más sobrados es empalmar L2 y L3.

L3: Fisurón límpio, algo tenso al principio y de empotre mano y puño (pincha, llevar guantes), muy guapo. Llevar Camalots 0.75, 1, 1, 2, 2, 3, 3, y me quedo corto si vamos justitos.

Vía GOMA-2

Abierta por Ramón Fernández del Real (en solitario) el 11 de junio de 1983.

Catalogación original: MD inf (muy difícil inferior), 80 metros.
Grado actual aproximado: L1: 6c, L2: 6b+.

L1: Casi equipado. Paso duro de hombro en la entrada. Después zona de roca delicada, escamas y seguros alejados, Alien verde y rojo, luego resalte desplomado de bloqueo menos duro de lo que parece pero en el que hay que ir a por todas.

L2: Flanqueo muy roto hasta clavo y chapa que protege los 2/3 metros más duros de la fisura. Luego afloja unos metros y sigue aéreo de empotrar manos muchos metros con alguna zona delicada por costra en la fisura. No pincha mucho, pero con guantes es más cómoda. Llevar Aliens y Camalots 0.5, 0.75, 1, 1, 2, 2, 3, 3 y 4, quizás repetir también los pequeños y una tercera pieza de la talla 2. Al final la vía se sale hacia la izquierda, pero si alguien se atreve se puede intentar recto por la fisura desplomada.

Una respuesta a «Mingo, recuperando el espíritu de aventura, by Néstor»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.